Tanto que decir…

Se disipan en el viento, como polvo del desierto.

Se esconden en el pavimento mojado y húmedo de tardes lluviosas.

Descansan en lágrimas silenciosas y labios sellados.

Llegan como olas y desaparecen como tornados.

Se pintan en el rostro del espejo…

Y a veces….

Sólo a veces,

dicen.

C. Feliciano-Aviles, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s