Triggers

10431461_579903675489327_7160795071230113516_nTriggers

Es una agonía tan intensa y profunda, que corta como pedazos de vidrio en el aire. La soledad en su más sencilla esencia se vuelve tan tóxica que envenena los poros de mi piel, incapacitando todo mi cuerpo. Trascienden gemidos en quebranto dentro de una moribunda oscuridad. Se hace casi intolerable soportar la tensión del cuerpo, mientras estoy completamente sola. Pero… es inaceptable estar en compañía, pues las voces ajenas hacen eco vacío, y va creciendo la tortura, aumenta el suplicio tajante que me deja sin respirar. Se me eriza la piel con las caídas de lágrimas hasta y después de un rato, no puedo llorar más. Se desmoronan mis rodillas al suelo espinado y ya no me puedo levantar. Y cuando siento que no será peor, intensifica tanto… que la muerte se hace el mayor de los deseos. Abatidas mis rodillas se destrozan en un instante. Ráfaga salvaje emergen del enigma, acabando con mi existencia. Y la experiencia se repite.

Anuncios

Tu mejor versión

 

depression_by_swiniaki
swiniaki.deviantart.com

 

© Tu mejor versión

Revoluciones trascienden de lugares imprevistos. Guerras internas sangran por una enmienda. Y te pierdes. Te pierdes en tus pensamientos, en tus emociones, en tu realidad y en tus sueños.

Creas un futuro incierto que jamás llegará, porque solo puedes vivir en el constante presente. Despierta en ti la sed de encontrar un propósito que revitalice pasiones. Y mientras más buscas, menos encuentras.

Pero…

Llega el momento, en puro silencio, cuando crees que has perdido la esperanza y dejas de buscar… Encuentras la huella, en tierra fresca, la que te lleva al reencuentro con la mirada que solía pertenecerte y te transformas.

Reinventas tu vida y encuentras algo mejor, tu mejor versión.

Penélope: Detrás de la mirada

 

 

hidden-deep-meanings-illustrations-destinyblue-14-5982dcedc3928-jpeg__700©2014-2017 DestinyBlue/ https://destinyblue.deviantart.com/art/Grow-Again-484169166

 

©Penélope: Detrás de la mirada

Una sonrisa promete enmascarar la pesadumbre que acompaña mis días. Palabras vacías son lanzadas al aire, con la esperanza de ser escuchadas por alguien que realmente entienda como se siente cuando no queda nada, cuando la fe es consumida por heridas que no paran de sangrar. Llantos no cesan y tampoco alivian. Y todo un mundo parece derrumbarse encima de mis hombros. ¿Qué se hace con el tiempo que no regresa, ni perdona ni cambia las condiciones? ¿Qué se hace con un corazón que ni quiere ni puede?

Y en el remoto silencio, escucho una voz interna, muy suave y moribunda que pide a gritos estallar, que pide sentir algo más que las ruinas de una realidad en la que vivo. Sin embargo, una luz muy tenue, moribunda, alumbra con poco destello en la peor de las tinieblas. La sigo, con pies hechos pedazos, de tanto caminar por pedruscos. Intento resistir, intento respirar… Y cuando emerge el alba, recojo mis lágrimas, guardo mi quebranto detrás de una mirada.

En la oscuridad

 

 

FullSizeRender 4.jpg
Oleo: En la Oscuridad 20 x 24, por: Camila C. Feliciano Avilés

La noche brilla por su silencio… por la briza helada y sumisa que se desplaza por cortas rendijas. Se escuchan a lo lejos, carcajadas de adolescentes, escondidas entre los que sueñan. Sin embargo hay unos pocos desvelados, que pasan las horas imaginando que alcanzan lo que tanto anhelan. Cierta comodidad encontramos en la oscuridad, y nos vulnerabilizamos, permitiendo entrar todo lo que siempre estuvo, lo que siempre fue y será… Entonces, te veo.

 

 

 

 

Más alto©

 

68960812-freedom-wallpapers.jpg

Fotografía: Josefine Martindale

La independencia que a gritos nos llama, se hace tan cerca y viable que emprendemos una aventura en ella. Nos percatamos en el transcurso, de lo rápido que pasa el tiempo cuando se sueña… Aprendemos a apreciar los pequeños gestos, pues la genuina sencillez toca nuestras emociones más profundas. La nostalgia nos acompaña todo el rato y con ella aprendemos a amar nuestras raíces.

Volamos, y mientras más nos elevamos, el miedo nos consume desde muy adentro. Las inseguridades bailan frente a nuestros ojos como dictadores de tus decisiones y incluso, despierta de vez en cuando, nuestra peor versión. Pero… aun con la oscuridad de los días, y la soledad que acompaña mientras creamos, luchamos y trabajamos… una llama arde muy adentro del pecho. Y en la peor de las tempestades, caminamos, siguiendo la luz al final del túnel, bañados de esperanza, deseando a ansias volar más alto.

¿Como despierto?

Pedazos de miel en jaula

Me seco como rosa en el desierto.

Me congelo, esperando a que el tiempo regrese por mi.

Y mientras la monotonía me agobia, me detengo frente a una vela ardiente, muy consumida. Me lleva a recordar…

La vehemencia de un viejo amor aquieta mi alma, por cortos periodos, me arrastra a la demencia. La locura abraza mis pensamientos, alucino. Su mirada avasalla mi corazón, lo hace pedazos.

¿Como despierto?

-Camila FA

Ver la entrada original